RSS

Reflexiones

24 May

Ayer se celebraron elecciones municipales y autonómicas que trajeron consigo el siguiente titular, el PSOE ha sufrido un descalabro de grandes proporciones que ha sido aprovechado por el PP para dar un golpe de efecto y conseguir dominar la mayor parte de Comunidades Autónomas e importantes Ayuntamientos. De hecho el PP puede atribuir su victoria más al demérito socialista que a un gran aumento en el número de votantes, el voto hacia el PSOE se ha dispersado y sin duda el voto de castigo hacia los socialistas les ha arrebatado gran parte de su poder.

La supuesta gran maniobra electoral, según parte de la “caverna mediática”, que fueron las manifestaciones del 15-M seguidas de las acampadas espontáneas no acabaron con la campaña. De hecho la indignación sigue y no ha disminuido ni mucho menos, el movimiento tiene que saber avanzar por el camino adecuado pues los ciudadanos están en su derecho de exigir un cambio en el sistema político que implique una mayor participación en la democracia.

Existe quien afirma que el gran derrotado de la noche electoral, aparte del PSOE, fue el movimiento de los “indignados” pero sin duda quizás quienes afirman esto deberían ofrecer otra lectura. El movimiento de indignación, iniciado por la organización Democracia Real Ya, solo empezó a adquirir una verdadera relevancia para la opinión público a partir de las manifestaciones del 15 de mayo, siendo antes un movimiento que se movía fundamentalmente por Internet. Por ello proponer que el resultado de las elecciones supone un varapalo a este movimiento es ignorar una realidad muy distinta, puesto que para empezar este movimiento solo promovía el fin del bipartidismo y en tan solo una semana su mensaje no pudo ser muy difundido, sobretodo teniendo en cuenta las manipulaciones informativas que daban información sesgada sobre el mismo.

La otra lectura que se debería hacer de las elecciones es que los partidos mayoritarios recibieron un 42% del total de votos (24% PP y 18% PSOE), siendo el 58% restante a otras formaciones políticas (23%), abstenciones (33%) (sería la “primera fuerza política del país”), en blanco (2%) o nulos (1%). Si bien no se puede extrapolar todo este otro voto a gente indignada, tampoco es justo hacer una lectura trasnochada de la misma. El movimiento de “indignación” contra el sistema político y económico de este país no ha hecho más que comenzar y si tiene la suficiente aceptación, los políticos deberán de una vez sentarse a escuchar.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 24, 2011 en Actualidad, Movilización

 

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: