RSS

Hacia que dirección?

26 May

Sigo con mi serie de monográficos sobre el 15-M puesto que sin duda es un acontecimiento sin precedentes en nuestra historia reciente y que el tiempo nos dirá si será un movimiento que pudo cambiar las cosas, o si se queda en aquel mes de mayo en que la ciudadanía despertó para al momento continuar durmiendo. Este post, que a muchos seguro que no les gustará, pretende ser una reflexión sobre que dirección se debe tomar para seguir avanzando y creciendo, algo que golpea con fuerza a muchos de los simpatizantes de estas protestas ciudadanas.

Lo primero que se debe plantear es quiénes somos y qué queremos:

Somos una serie de ciudadanos, personas que nos encontramos descontentas con como van las cosas, si bien muchos de nosotros jóvenes, no se puede decir que somos un movimiento exclusivamente juvenil pues existe gente de todas las edades y condiciones que se encuentra descontenta con la situación económica, política y social actual.

Nuestras peticiones son simples, una reforma del sistema político que permita a los ciudadanos una mayor participación en las decisiones políticas, tanto mejorando los sistemas de elección de cargos como promoviendo que sean los ciudadanos quienes decidan cuestiones importantes (no todo va a ser votar cada 4 años), una eficiente lucha con la corrupción, que no se continué con la erosión de los derechos sociales por culpa de los errores de otros…

Teniendo claro estos puntos se debe pensar cuales son las direcciones adecuadas a seguir y lo primero de ello es no “apropiarse” de la indignación puesto que la indignación sobre la situación política y económica es algo que comparte mucha gente. Desde ha casi dos semanas el movimiento del 15-M ha basado su acción exclusivamente en acampadas multitudinarias, debido a las circunstancias estas han tenido una gran cobertura mediática hasta el domingo (día de elecciones), pero en ocasiones estas han perdido su objetivo y son usadas por los medios para atacar al movimiento (es el caso de la “Comisión del Amor” de la Puerta del Sol).

El hecho es que en mi humilde opinión la promoción de Asambleas diarias y acampadas permanentes pueden desgastar de sobremanera al movimiento, así como hacer perder un poco el objetivo de las protestas. La idea del consenso de mínimos es muy buena, pues pretende reducir todas las peticiones en cuatro puntos generales que focalicen las reivindicaciones a corto plazo y marquen un frente común de lucha. Una vez hecho esto se debe continuar con la labor de información y reivindicación, quizás reducir las Asambleas a una o dos por semana, diferentes labores de información a la población general, movilizaciones o concentraciones… las posibilidades son muchas y nuestras razones legítimas por eso debemos continuar.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 26, 2011 en Actualidad, Movilización

 

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: