RSS

Archivo de la categoría: Reflexiones

Redescubriendo mi tardía vocación

Escribo este texto como una reflexión personal en voz alta, en un blog semi-abandonado. La falta de actualización en el mismo no es debido a un viaje de descubrimiento personal que haya emprendido este verano, sino que más bien ha sido un verano bastante austero pues la situación de recién licenciado en paro tampoco da para muchas fiestas, sino que el abandono del blog se debe más bien a una falta de hábito movida por la sensación de que aunque llene un vacío en Internet este sólo llega a unos pocos.

Sin desviarme del tema me he puesto a pensar, pensando que tengo ya 25 años, no son muchos pero sí unos cuantos, que he estudiado algo de lo que cada vez dudo más y que las mermadas expectativas laborales acrecientan esas dudas. Aunque estudiante de ciencias cada vez miro con más añoranza las letras, pienso que quizás fuera esta mi verdadera vocación aunque en el momento no lo supe ver. Pienso que con dieciocho años es difícil tener vocación, o sino al menos es difícil verla. Comenzada la Universidad entras en una espiral en la cual los primeros años, preocupan más los nuevos amigos o el nuevo ambiente que los estudios en sí, de lo contrario los primeros años de una carrera de Ciencias desmotivarían a cualquiera, y que cuando quieres darte cuenta ya piensas que es muy tarde para cambiar.

La situación actual me ha catapultado a un mal momento, recién licenciado y en paro, eso hizo que el año pasado me lanzara a realizar un curso de posgrado que terminó por matar mi vocación científica, la cual creía que había recuperado. En un curso de posgrado la situación es muy diferente a la que vives durante la carrera, pues si dentro de esta más de la mitad de la gente está tan perdida como tú, en un curso de posgrado ese porcentaje desciende enormemente. Me vi en un posgrado que no me gustaba, en una ciudad desconocida, y todo eso terminó por destrozar mi vocación científica, me comparaba con aquellos compañeros que realmente disfrutaban y tenían pasión y me dije que ese no era mi lugar. Volví al punto de partida en una situación mucho peor, había pasado otro año y la situación laboral es ahora todavía peor.

Me involucré durante el 15M lo que el cuerpo me pedía, creía que por fin el cambio era posible pero este aún no se ha producido y el desanimo me volvió a invadir, buscando de nuevo mi futuro en el mercado laboral, con vocación o no mi título es lo que tengo. Por un lado es bueno que no tenga tanta vocación como podría esperar puesto que el puesto de trabajo más ofertado para un estudiante de ciencias no es otro que el de Comercial farmacéutico. Es curioso que mientras unos abogan por la especialización más absoluta, un estudiante de Ciencias deba acabar vendiendo productos si quiere tener un trabajo que tenga que ver solamente algo con sus estudios. La otra gran opción de trabajo es en la que me hallo actualmente, haciendo prácticas malpagadas o no pagadas en absoluto, con este cumpliré mi cuarto contrato de prácticas que no es poco.

Es por eso que me he decidido a atreverme con mi vocación que es la escritura y no solamente escribiendo por hobby como hago aquí, sino que también tengo pensado preinscribirme en un par de Másters de periodismo, puesto que creo que es esta mi auténtica vocación, que por otra parte viene por herencia familiar. Mi perfil es atípico y quizás eso les haga echarse para atrás, pero yo estoy seguro de mí mismo y siempre dicen que querer es poder, por ello pienso que no solamente voy a echarlo sino que además voy a conseguirlo, creo que tengo potencial para hacerlo y no cesaré en mi empeño.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 6, 2011 en Reflexiones

 

Etiquetas: ,